Entrega gratuita en pedidos superiores a 500€

Riego en casa: 3 pasos para montar un sistema de riego


El sueño de todos es tener un jardín exuberante y bien cuidado. Para que esto sea posible, el suelo debe estar bien hidratado. El riego es una de las tareas más importantes para mantener el jardín en buen estado.

Descubra en este blog cómo puede configurar el sistema de riego ideal para su jardín.



El objetivo principal del sistema de riego es proporcionar un suministro controlado de agua, en la cantidad y el momento adecuados, para que el suelo se mantenga húmedo (hasta 10-15 cm de profundidad) y la vegetación existente se mantenga viva y con buen aspecto.

La instalación de un sistema de riego adecuado a su jardín, además de ser práctico y autónomo, ayuda a reducir los costes de mantenimiento y a evitar el derroche de agua. Además de un beneficio para su cartera, los sistemas de riego son respetuosos con el medio ambiente.


Paso 1: Planificar

Realizar una buena planificación de la instalación del sistema de riego es fundamental, ya que evita problemas que comprometen su eficacia. A la hora de planificar, ten en cuenta la región en la que te encuentras, ya que en las zonas más lluviosas no es necesario gastar tanta agua.


Comience por dibujar la zona donde instalará el sistema, localizando la fuente de agua, los obstáculos (arbustos, árboles) y los lugares donde se instalarán los pulverizadores. Por último, calcula los metros de tubería necesarios para todo el sistema de riego.


Paso 2: Elegir el sistema de riego

Cada terreno tiene su propia morfología, que a su vez requiere un sistema de riego específico.

En general, consideramos que hay tres tipos de sistemas de riego: el macrorriego o aspersión, la microaspersión y el riego por goteo.


Aspersión

En este método, para llegar a toda la superficie de manera uniforme, el agua se distribuye en forma de lluvia. Este método puede hacer uso de dos sistemas:

- Aspersores: emisores rotativos y de alta presión, ideales para medianas/grandes superficies;

- Pulverizadores: emisores de baja presión, indicados para superficies pequeñas.



Microaspersores

En este método el agua se distribuye en las parcelas, a través de microaspersores, también en forma de lluvia.


Microaspersor XERI-POP - RAIN BIRD



Gota a gota

Se trata de un sistema de fácil construcción, en el que el riego se realiza en puntos del terreno a través de goteros de baja presión, idealmente situados junto a cada planta, con la distribución del agua en forma de gota.

Los tubos contienen pequeños agujeros en los que se introducen goteros, que permiten que el agua fluya hacia las plantas.

Se trata de un sistema de fácil construcción, en el que el riego se realiza en puntos del terreno a través de goteros de baja presión, idealmente situados junto a cada planta, y la distribución del agua se realiza gota a gota.

Los tubos contienen pequeños agujeros en los que se introducen goteros, que permiten que el agua fluya hacia las plantas.


Paso 3: Montaje del sistema

El método más habitual para montar un sistema de riego es bajo tierra, aunque las técnicas de instalación pueden cambiar en función de las características de las tuberías.

Si instalas el sistema bajo tierra los pasos son los siguientes:

- Abra las zanjas para las tuberías con las dimensiones de las mismas;

- Conecte las tuberías y colóquelas en las zanjas;

- Perforar los tubos principales, para conectarlos a los tubos verticales, donde se colocarán los emisores;

- Si es necesario, corte el tubo vertical teniendo en cuenta que los emisores deben estar a nivel del suelo;

- Coloque los emisores en los tubos verticales;

- Cierre los extremos de las tuberías con tapas adecuadas;

- Cubrir las trincheras.


Por último, es necesario montar el controlador, donde se puede regular el horario y el tiempo de riego, obteniendo así una gestión eficiente de los tiempos de riego y la cantidad de agua liberada.

Ahora ya sabes cómo instalar el sistema de riego, teniendo la comodidad de controlar el riego de tu jardín a distancia y ahorrando tiempo. Instalar un sistema de riego de forma incorrecta puede causar algunos problemas, como la rotura del equipo y las fugas de agua y la posible sustitución de toda la estructura del sistema. Si tiene miedo y no quiere montar el sistema, deje el montaje en manos de profesionales, garantizando así más eficacia y autonomía.